9.2.09

El hombre de los seis dedos

Hasta ahora sólo había visto una persona con seis dedos y era un personaje cinematográfico: el malo de La Princesa prometida. El malvado al que busca Íñigo Montoya para vengar la muerte de su padre y al que repite una y otra vez como un mantra antes de matarle:
"Hola. Mi nombre es Íñigo Montoya. Tú mataste a mi padre. Prepárate a morir."
Pero el otro día en el tren estaba sentado delante mío un hombre leyendo. Con una mano sostenía el libro y con la otra se acariciaba la yema de sus dos dedos pulgares. Tenía una falange primera a partir de la cual surgían dos falanges segundas, con sus yemas y sus uñas.

Le miré a la cara y no parecía malévolo. Sólo llevaba su diferencia de un modo más visible que los demás.

No hay comentarios: