18.3.08

¡Estatua!

Cuando yo era pequeña jugábamos al juego de la estatua. Cuando alguien gritaba la palabra todo el mundo debía quedarse en la posición que estuviera, totalmente inmovilizado, sin pestañear. Quien moviera un pelo, perdía.

Ahora imaginemos que jugamos a estatua en la Central Station de Nueva York. Esto es lo que pasa:

No hay comentarios: